Los 10 factores que predicen el éxito o fracaso de una empresa

Para predecir el futuro de una empresa basta con analizar diez elementos de la organización. No se trata de secretos arcanos o complicados algoritmos, es puro sentido común.

Sé que este artículo no me va a hacer precisamente popular en el gremio de los consultores de negocio, pero no escribo este blog para hacer amigos, sino para ayudar a quienes se pelean cada día por sacar adelante su empresa.

Si lo aplicas a tu empresa, te ayudará a no caer en la tentación de ver únicamente lo que quieres ver. Si lo aplicas a otros, te servirá para evaluar el riesgo de una inversión, de elegir un partner empresarial o un proveedor/distribuidor.

Este análisis se puede complicar tanto como se quiera, pero mi experiencia me dice que, más allá de complejos y a menudo estériles estudios destinados únicamente a cobrar más al cliente, lo realmente importante es fijarse en lo que os voy a contar.

Los 10 factores que predicen el éxito (o fracaso) de una empresa. 

1. El más listo. 

No hay nada más peligroso que un líder que no escucha a los demás, sobre todo si no escucha a los clientes. Este tipo de personas a menudo van de visionarios por la vida, y muchas veces pueden ser incluso carismáticos, pero lo único cierto es esto: cuanto más abierto está el líder o el equipo directivo a escuchar a su entorno (directivos, trabajadores, clientes, proveedores, mercado), más probabilidades tendrá esa empresa de tener éxito, y viceversa.

2. Getting things done: foco.  

Priorizar las tareas que hacen avanzar a la empresa (foco) es con enorme diferencia, la cualidad más importante de un directivo. Es también la más difícil de adquirir. Si los ejecutivos de una empresa se centran en las tareas que son realmente importantes, la mitad del trabajo está hecho. Si se centran en las que les gustan, o las que les reportarán más beneficios a ellos, esa empresa tiene mal futuro.

3. Disparar con pólvora de rey: ¡controla los costes! 

Si a una empresa le “duele” despilfarrar, se nota nada más entrar en sus oficinas. Un pecado capital de las empresas que nacen con financiación y no necesitan facturar con urgencia es que no hay casi control del gasto, sobre todo en instalaciones y personal. Por mucho dinero que se tenga, se ha de mirar cada euro con cariño, y realizar únicamente inversiones justificadas por las necesidades del negocio, no por los caprichos o gustos de los directivos.

4. Empresas de enanos o de gigantes 

Si cada nuevo trabajador de una empresa es más alto que la persona que le contrató, con el tiempo será una empresa de gigantes. Si es al revés, se convertirá en una empresa de enanos.  A menudo las personas mediocres o inseguras se rodean de personal poco brillante para sentirse mejor, y ese es uno de los mayores peligros de una organización. Localiza a tus directivos o mandos intermedios que actúan como tapones de talento y despídelos, son un cáncer para tu organización. De igual manera, ofrece la libertad necesaria para que la gente con talento se pueda desarrollar profesionalmente en tu empresa: si les das alas te harán volar.

5. Ubicación

A menudo se dice que parte del secreto del éxito es estar en el lugar adecuado en el momento oportuno. Bueno, no puedes elegir los momentos “mágicos”, pero sí el lugar. Ubícate cerca de tus clientes o tus proveedores, tendrás una ventaja competitiva desde el primer día. Una ubicación buena no te asegura el éxito, pero una mala es un lastre importante.

6. Poderoso caballero es Don Dinero.

Las penas con pan son menos. Si tu organización tiene recursos suficientes, la mitad del trabajo está hecho, porque podrás equivocarte y rectificar, un lujo al alcance de pocos. Esto tiene una cara oscura: si sabes que puedes equivocarte sin consecuencias, probablemente cometas muchos más errores. Da igual el dinero que tengas: gestiónalo como si fueras pobre, y llegarás a ser más rico.

7. La voz de la experiencia. 

Los experimentos con gaseosa, por favor. Hacer algo por primera vez siempre es difícil, y si hablamos de una empresa, más. La curva de aprendizaje de desarrollar una empresa es muy dura, así que si el equipo ha tenido experiencias previas tiene mucho camino recorrido. Recuerda: si no tienes experiencia, rodéate de quien la tenga o trabaja antes para ellos.

8 Compromiso. 

Si a tu equipo no le va el trasero en que el proyecto salga bien, malo. Necesitas saber que si algo pasa, podrás contar con ellos a cualquier hora, cualquier día, y que siempre harán lo necesario para dejar las cosas hechas. Puedes tener socios con otros trabajos, pero sólo si son de los que se quitan horas de sueño y descanso para cumplir con los compromisos, y de esos hay muy pocos.

9. Go, go go! Equipos de alto rendimiento. 

Crear entornos de trabajo de alto rendimiento es una de las tareas más importantes de una empresa. Esto es fácil de detectar: si ves que la gente disfruta con su trabajo, y se cumplen plazos, todo va como debe. Si ves caras largas, excusas con las entregas, y la gente no colabora, hay un ambiente tóxico que terminará pasando una cara factura a la organización.

10. Un líder. 

Somos primates y nos organizamos por jerarquías de forma innata. Solo hay una cosa peor que una organización con un mal líder: una organización sin líder. Es fundamental que haya una persona tirando del carro, animando, dando ejemplo, marcando una dirección a la organización. Si hay ausencia de liderazgo, o el jefe no está nunca, o es un mal jefe, la organización funcionará peor, todo será más difícil, se perderá talento y habrá más costes.

¿Son todos los factores igual de importantes?

Por supuesto que no. Lo que resulta crítico es que no haya demasiados factores en lo que la empresa vaya muy floja. Un coche puede rodar con una rueda pinchada, pero si tiene 3, no llegará muy lejos.

Se puede ir más allá y aplicar una fórmula para evaluar el futuro de la empresa, pero esa es otra historia y no quiero aburriros.

Me interesa vuestra opinión: ¿pensáis que hay algún factor crítico para evaluar el potencial de una empresa que no esté en la lista?

Si te gusta el contenido, ¡compártelo!

14 comentarios

  • Fernanda Oloño

    Muy claro!!! Bien !!!

  • bayola

    Desde mi perspetiva, me parece buena informacion ya que creo estos factores son lo mas importante asi como la M.P teniendo en cuenta que es lo que tenemos que tener cuidado y no tener merma.Pero lo mas importante es la pasion con la que tengas ganas salir adelante.

  • Hilario

    Hola a todos, un elemento importante para el éxito, es mi punto de vista, es la formación de factores diferenciales. Si te diferencias de los demás estas adelante. Entender al cliente, manejar costos y ser diferente.

    Saludos a todos

  • Jose Ramon Camacho Lara

    ¿Como me puedo contactar con el escritor de este articulo? Quisiera hablar o comentar sobre el tema, estoy haciendo una tesis sobre lo mismo y agradecería cualquier comentario o información relacionada.

  • José

    Muy interesante,a mi parecer hay varios factores que influyen en el exito de las empresas, Pero yo creo que el mas influyente es el mercado; el cliente que te compra o al cual le prestas el servicio, si el producto tiene una buena proporción calidad/precio/servicio comparativamente con el competidor tienes una ventaja comparativa y competitiva en ese mercado, para lograr lo anterior, la organización y liderazgo son fundamentales (Buen clima laboral – Control de Gestión – Logro de objetivos comunes – Minimizar los costos e ineficiencias – Control total sobre el producto – etc.) Saludos desde Chile el Jaguar Sur Americano

  • ELIZABETH ALFONZO

    INCREIBLE Estoy aprendiendo mucho.Gracias

  • Pablo Caballero

    Paloma, muchas gracias por tu aporte. Comparto la idea de que un buen producto es más fácil de vender, pero no creo que sea un factor necesario. China ha conquistado comercialmente el mundo vendiendo productos de calidad baja en su mayoría. con políticas agresivas de precio.

    Antonio, coincido plenamente contigo en que la flexibilidad es importante, por eso lo trato en el primer punto. Escuchar al cliente y al entorno es la mejor manera de mantenerse flexible y con “cintura” para pivotar cuando sea necesario.

    Diego, gracias por tu reflexión, además de ser interesante la comparto 🙂

    Carlo, la única forma de poder ganar margen en mercados muy competitivos es diferenciarse. Lo puedes hacer ofreciendo productos o servicios que no tenga la competencia, u ofreciendo mejor experiencia de compra (mejor trato, más rápida, más cómoda, más divertida….), o simplemente marcas que no vendan otros, hay muchas formas. Con más datos te podría ayudar más.

    Raúl, gracias por compartir tu opinión, sin duda ayudar al cliente en su negocio es la mejor manera de venderle más.

    Robert, muchas gracias por tus palabras. Por cierto, me encanta que le deis vueltas al asunto, conversar solo es bastante aburrido 😉

  • Buenas tardes,
    El post es brillante, no le demos más envueltas.
    Se puede interpretar del mil maneras la Biblia, y sacarle mil derivados; Pero lo que me ha gustado precisamente de la lectura, es la sencillez del Decalogo.
    Gracias!!

  • Raúl Miguens

    El decálogo me parece muy bueno y entra de lleno en los puntales de una empresa.

    Como vender en un mercado de precio-No calidad?. No conozco una solución o receta
    pero el trabajo diario con el cliente a mi me enseña que con una mayor formación de tu
    equipo puedes informarle mejor al cliente y “ayudarle” a analizar mejor los productos que compra
    y que el Nuestro le aporta valor a su trabajo y a su producto. Nuestro producto mejora el suyo
    y su cliente quizás no le pague más, pero si elegirá su producto. La carrera del precio es una carrera hacia atrás, nadie gana, el que vende sin beneficio no podrá reinvertir y el que compra un mal producto, pronto volverá a gastar en arreglarlo o comprar uno nuevo. Quien no tiene ese viejo reloj de su padre que con 50 años, le das cuerda y funciona?.

  • En un mercado de precios a remate cual seria tu táctica.
    Me parece muy bueno los puntos , pero necesitamos ,más y más tácticas ante mercados internos muy duros y sin homologaciones tipo IRAM, EU, etcs.
    Estoy harto de trabajar a precios viles , simplemente jugando al mejor precio y no a la calidad.
    En Uruguay no tenemos normas para aplicar en contrataciones , los que nos hace muy difícil a quien trabaja por un producto/ servicio/ contratación final excelente.
    Espero tu opinión
    Mil Gracias
    Carlo de Uruguay

  • Diego

    Me parecen bueno el árticulo, agregaría lo que dice Antonio, Flexibilidad-Adaptación, es muy importante para seguir adelante.

    No estoy de acuerdo con Paloma, ya que depende de lo que vendas y a quien se lo vendas es si debe ser de calidad o no. Conozco muchisimos negocios que venden productos de mala calidad a perecios acorde y les va excelente. Por ejemplo, los helados (ice crem) que se venden en la locomoción pública son de pésima calidad, pero muy económicos y la gente que utiliza el transporte los compra felices y no quieren pagar por algo de mejor calidad.

    Saludos

  • Antonio Delgado

    La diferencia entre ser perseverante y ser obcecado es que el perseverante está atento al entorno y al impacto que esto tiene sobre su objetivo final. A esa lista -que me parece excelente, todo sea dicho- le añadiría flexibilidad a la hora de abordar la realidad frente a tu plan de negocio para poder adaptarlo y/o cambiarlo allá donde sea necesario.

  • Segun mi punto de vista ..creo que falta algo importante.. la materia prima. Es decir que es lo que va a comercializar la empresa. Es basico e indispensable que sea de alta calidad (ya sean servicios o productos) y ver que competencia hay en el mercado al respecto.
    Un buen producto, junto a un buen equipo es la clave del exito (incluyendo logicamente tus 10 puntos anteriores). Pero si no hay algo diferenciador y bueno… pues es un poco mas dificil.

Deja un comentario